miércoles, 1 de septiembre de 2010

EL RETORNO DE MOLLEP

En un atardecer de otoño, en lo alto del desértico cerro Coslachec(1), sentado y chacchando(2) sobre su enterrado Palacio Mochica(3), el milenario brujo Mollep(4), evoca frente a una fogata, su trágica suerte.
La vividez de su memoria, al rayar el ocaso, lo transporta al S.III d.C., cuando en la cúspide de su imponente palacio(5), era venerado por las gentes del lugar como un dios, recibiendo sacrificios en su honor a fin de convertir sus tierras en feraces.
Aunque de aspecto repulsivo(6), Mollep incluso era reverenciado por el propio Ciec Quic(7) del lugar, quien también le ofrecía presentes, además de abundante chicha de maíz jora y ricos manjares marinos, a cambio del bienestar general de su pueblo(8).
Muy pronto, la fama de Mollep llegó a otros señoríos, fue así como Fallempisan, el envidioso Señor de Llampallec(9), le envió emisarios para invitarle a residir con él, ofreciéndole a cambio abrigadas mantas de lana de vicuña(10). El brujo, al consultar a sus “hijos”, los piojos, respondió a los mensajeros que estaba contento en su morada y que no abandonaría su residencia.
Montando en cólera, Fallempisan decidió raptar al insolente Mollep, acto que ejecutó con la ayuda de su ejército, aprovechando la oscuridad de la noche. De esa manera, nuestro personaje llevó la abundancia a Llampallec, mientras que los moche del actual Chepén aguardan su retorno.
Por ello, Mollep hoy libre, despierta de su letargo con los primeros rayos del sol, se levanta y desciende nuevamente altivo con dirección a su añorado pueblo.
-------------------
(1)Hoy situado en Talambo, provincia de Chepén, departamento de La Libertad-Perú.
(2)Práctica ritual prehispánica que consiste en masticar hojas de coca, que perdura hasta la actualidad.
(3)Moche o Mochica es una cultura del Antiguo Perú que se desarrolló entre los 300 a.C. a los 700 d.C. Esta cultura alcanzó un amplio conocimiento en ingeniería hidráulica. Así lo manifiesta la construcción de canales: aprovecharon al máximo las aguas de los ríos para la irrigación de sus tierras. Esto les permitió contar con excedentes agrícolas y una sólida economía para su desarrollo, caracterizándose también por el uso intensivo del cobre en la fabricación de armas, herramientas y objetos ornamentales.
Fueron considerados los mejores ceramistas del Perú antiguo, gracias al fino y elaborado trabajo que realizaron en sus cerámicos. En ellos, representaron a divinidades, hombres, animales y escenas significativas referidas a temas ceremoniales y mitos que reflejaban su concepción del mundo, destacándose la asombrosa expresividad, perfección y realismo con que los dotaban.
(4)“El piojoso”, en lengua Muchik.
(5)Enorme pirámide trunca de adobe, finamente decorada con relieves polícromos, al que sólo se accedía a través de una gran rampa.
(6)Debido a sus colmillos y a su sucia manta repleta de piojos.
(7)Cacique.
(8)Puesto que Mollep no sólo era el hechicero, sino que además fungía de sacerdote, curandero, oráculo, sabio, experto en sanaciones, sortilegios, profecías y protección a su pueblo: "Así como abundan los piojos en mi cuerpo, así abundará la población y las cosechas", señalaba entre otras cosas el dichoso brujo.
(9)Pueblo Moche antecesor de la próspera civilización Sicán cuyo dominio se desarrolló en el actual departamento de Lambayeque, nombre que a su vez se deriva del Muchik “Llampallec”, que significa Figura de Naylamp, otro personaje legendario.
(10)Del quechua “wik'uña” es una especie de mamífero artiodáctilo de la familia de los camélidos propia de Sudamérica que vive en el altiplano andino, en los actuales territorios del sur del Perú, parte de Bolivia, Andes de Ecuador, norte de Chile y noroeste de Argentina. Su lana es muy preciada para la confección de tejidos por su suavidad, desde tiempos prehispánicos.

0 comentarios:

Publicar un comentario